Edición de este mes      Suscripción      Números anteriores

Direcciones Utiles      Foros      Buscar en Balletin

Norma Viola

Norma Viola

Un Hito En La Gesta Del BFN

por la redacción de balletin dance

La directora y fundadora del Ballet Folklórico Nacional (BFN), Norma Viola, falleció el mes pasado pocos días antes de su cumpleaños. La continuidad del único elenco oficial nacional con que cuenta la Argentina dependerá ahora del nombramiento de Nydia Viola, codirectora de la compañía, en el cargo que ella dejó vacante

Norma Viola, ciudadana ilustre de la ciudad de Buenos Aires y verdadero baluarte de la cultura argentina, falleció el 12 de diciembre de un paro cardiorrespiratorio en su casa del barrio porteño de Caballito.

Viola, había nacido en la ciudad cordobesa de Laboulaye desde donde se trasladó a Buenos Aires para cursar estudios de danza clásica y danza contemporánea, lo que posteriormente la llevó a Nueva York, Brasil y otros países latinoamericanos.

Su nombre quedó ligado al de otra leyenda del folklore argentino, Santiago Ayala, “El Chúcaro”, con quien compartió 40 años de trabajo a partir del momento en que se integró a su compañía como primera bailarina y asistente de coreografía, en 1954.

En 1973 la Viola obtuvo el máximo galardón del Festival de Cosquín, el principal encuentro folklórico argentino y desde julio de 1990 hasta la muerte de El Chúcaro en 1994, compartió con él la conducción del recién creado BNF.

La Viola siempre negó cualquier relación amorosa con su compañero de baile, aunque nunca dejó de admirarlo y de reconocer la inmensa influencia artística e intelectual que tuvo en su vida.
“Siempre se pensó que con El Chúcaro teníamos una relación más allá de la danza, pero eso nunca existió. Fuimos grandes amigos, compañeros de labor y estábamos unidos por la magia del baile”, señaló en distintas oportunidades Viola.

La Viola, Norma con balletin dance
(declaraciones de 2002)
“Lamentablemente en la Argentina se imponen siempre otras prioridades a las de la cultura. En estos doce años al frente del Ballet Folklórico he sentido que ha sido para los gobiernos casi una carga. Yo llevo 48 años en la danza folklórica argentina y puedo decir que la gente argentina tiene ese sentido de patria. Parece una palabra ridícula, decir patria, pero el sentido de la tierra, existe. La cultura popular, incluso ahora, existe”.

La danza
“El canto tiene la suerte de contar con las empresas discográficas internacionales que le dan un impulso, pero la danza no. Siempre lo hemos hecho a pulmón. Nuestros espectáculos respetan las costumbres de cada zona, de nuestra historia. Y cada zona tiene una manera de bailar distinta, con distintas danzas, distintos paisajes, leyendas, costumbres y posturas. En nuestro ballet eso lo aprendimos de Santiago Ayala, que cada vez que hacía una obra nos llevaba a todos a aquella zona, nos establecíamos en el lugar y nos llevaba a ver a la gente, cómo se movía, aunque él hablaba del pasado siempre encontrábamos gente que tenía una similitud con lo que decía la literatura del pasado. Entonces nos enseñaba cómo se movía un hombre de una geografía, de un suelo, porque cada suelo tiene una manera de bailar, de moverse, y eso lo tenemos en nuestras coreografías. Por lo tanto cuando hacemos un espectáculo podemos explicar historia, geografía, costumbres, psicología de los habitantes, entonces es más bien cultural. Por eso se llama Ballet Folklórico Nacional.”

Sin presupuesto
“De eso no me quejo porque mal que mal nosotros nos estamos arreglando bastante y tenemos la aprobación del pueblo que es el que nos sigue, del público, no quiero ser demagógica y decir pueblo sino del público argentino, que nos quiere bastante bien y entonces tenemos éxito por suerte.”
[A pesar de que el Ballet Folklórico Nacional, carece prácticamente de presupuesto oficial, y que los contratos de sus integrantes no corresponden a la calificación de artistas, Norma Viola, valoraba el éxito de la agrupación por la aceptación del público argentino que puede disfrutar de sus excelentes espectáculos en todos los rincones de nuestro país.]

Tras el fallecimiento de “El Chúcaro”, Norma Viola siguió desempeñándose como directora del organismo que depende de la secretaría de Cultura de la Nación. Gracias a su esfuerzo el elenco efectuó cantidad de giras por el mundo, las últimas por Japón, Centroamérica y México.

Las obras de Norma Viola y las de “El Chúcaro”, así como sus escenografías y sus vestuarios, integran desde siempre el patrimonio del BFN.

Jóvenes Siempre

Lo que ninguna biografía rápida podrá retratar es la jovialidad de esta mujer que abrió rumbos en la danza del país, que cambió su destino de ballerina llevada por una pasión que mantuvo a lo largo de toda su existencia.

Esa pasión fue la que preservó al BFN cuidando la prolijidad y excelencia de sus obras, aún al costo de tener que financiar las producciones con el dinero de su bolsillo.

La Viola era una persona alegre, pícara, entusiasta, quizás por vivir rodeada de bailarines jóvenes. balletin dance tuvo el honor de conocerla en las tertulias que organizaba otro monstruo sagrado de la danza, desaparecido hace dos años, Otto Werberg. Este entrañable personaje que supo introducir en la Argentina la corriente de del modernismo europeo en los años 40’, era íntimo de las hermanas Viola.

En diciembre Norma y Nydia se acababan de mudar a un nuevo departamento, algo más amplio que el que compartían hasta entonces, “con un baño para cada una”, bromeaban las jóvenes veteranas.

Norma había sido sometida a una cirugía cardíaca, de la que se había recuperado bien, pero una recaída inesperada la asaltó el 12 y el auxilio médico no llegó a tiempo. Sus restos fueron velados al día siguiente en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

Nydia Viola

La nueva directora, según indica la lógica será Nydia Viola, quien acompañaba desde hacía años a su hermana en la tarea compleja de conducir el BNF. Nydia, sin embargo realizó el grueso de su carrera de bailarina en España. Y entre otras cosas, en 2000 fue contratada por el Ballet Folklórico de México (BFM) para montar coreografías argentinas que integraron una gira internacional.

Cuando Nydia montó una coreografía allá, los directivos mexicanos decidieron viajar a la Argentina para comprar el vestuario. Aquí conocieron al Ballet Folklórico nuestro, tomaron nuestras clases, vieron ensayos y se quedaron muy impactados”, indicó entonces Norma Viola a balletin dance.

Datos para una biografía

La danza y el enseñar son mi vida. Llevo la danza en mi sangre, en todo lo que aprendí. Y aunque me formé en el repertorio clásico, cuando descubrí el folklore me cautivó y viví y vivo enamorada de él, aunque no reniego ni me olvidé de mis comienzos”, señaló en alguna ocasión Norma.

En la Argentina, la jovencita Norma Viola se inició en danza clásica con Estela Deporte, Esmee Bulnes, Angélica y Ana Marini, Amalia Lozano, Carlota Pereyra y en Danza Moderna con Renata Schotelius, Ana Itelman, Stella Maris, Cecilia Bullaude y Graciela Luciani.

Poco después en Nueva York, Viola realizó estudios en el Instituto de Danzas de Marta Graham y de Jazz de Alvin Ailey, tras lo cual se radicó en Brasil durante un año. Luego hizo lo propio en Colombia, Venezuela y otros países de Centroamérica.

Un amor mil veces desmentido
En declaraciones públicas, Norma Viola siempre desmintió haber tenido un romance con el Chúcaro. “Yo estuve en sus cuatro casamientos y en el nacimiento de sus hijas. El vivió mi casamiento y mi separación. Una vez organizamos un asado para un empresario chileno que estaba armándonos una gira. Este hombre pensó que yo era la mujer del Chúcaro y mi marido le dio un puñetazo. Adiós asado, adiós gira”, recordó en alguna ocasión con la simpatía que la caracterizaba. En otra oportunidad afirmó: “Sí, fueron cuarenta años sólo de matrimonio artístico. Si no hubiera sido así, no habríamos durado tanto. El Chúcaro tuvo relaciones amorosas con todas sus compañeras de baile. Con todas, menos conmigo. Yo le decía: ‘Maestro, las normas no se violan’.”

A su regreso al país en 1953 asistió a un ensayo de la compañía de Santiago Ayala y quedó admirada pues hasta ese momento tenía una idea formada del folklore que se restringía a la zamba, chacarera y gato. Pero en ese tiempo “El Chúcaro” fue el creador de un nuevo estilo: ballets folklóricos argumentales. Al año siguiente ingresó en la compañía y hacia fines de los sesenta el maestro le dio cada vez mayores responsabilidades en la creación de las piezas, en jornadas de trabajo que alcanzaban hasta 12 horas diarias.

Santiago Ayala y Norma Viola pintaron un retrato de su pueblo a través de la danza en el que expresan alegría, optimismo y también angustia. Su mayor logro fue procurar soluciones nuevas en cuanto al lenguaje del movimiento, tratando de ampliar el horizonte creativo y elevando el nivel profesional del ballet popular argentino. Sus temas de inspiración eran la historia, el paisaje, las costumbres, mitos, leyendas y cuentos.

De 1984 a 1992 Norma Viola fue directora-coreógrafa del Ballet Folklórico de la Universidad de Belgrano y desde julio de 1990 compartió con “El Chúcaro” la conducción del BFN. Recientemente, bajo su batuta, se integró también el tango en los programas y giras.

 

El BNF
El Ballet Folklórico Nacional se creó por Decreto Ley aprobado por el Congreso de la Nación en 1986. Debutó en el Teatro Colón de Buenos Aires el 9 de julio de 1990.

En 1954, Santiago Ayala, “El Chúcaro”, debutó con su compañía de arte folklórico. Desde entonces el país cuenta con un cuerpo de baile permanente y trasladó el original patio de tierra a los teatros.

Esta compañía constituyó luego el Ballet Folklórico Argentino y su dirección fue compartida con Norma Viola. Más tarde se llamó Ballet Popular Argentino, y a partir de 1990, Ballet Folklórico Nacional. El BFN se presentó con gran éxito en España, Portugal, Bulgaria, Colombia, Brasil, Paraguay, Chile, y en 1999 realizó una gira por Japón. En 2000 el Ballet festejó los 10 años de existencia y representó a la Argentina en la Apertura de la Klik Expo Klik de Tirana, Albania. En 2001 realizó cuarenta y cuatro presentaciones en una gira internacional que abarcó diversas ciudades de Francia, Suiza y España. Las últimas fueron por México y Centroamérica. El BNF fue escuela de otros ballets que siguieron su estilo, como por ejemplo el Ballet Brandsen de Mabel Pimentel y Oscar Murillo.

Integrantes

Bailarinas: Shenia Baranovskia, Verónica Baigorria, Silvana Capria, Sabrina Cataño, Mariela Ermocida, Graciela Ferreyra, Elizabeth Guerrero, María Belén Italiano, Nerina López, Marina Luciani, Analía Morales, Mónica Neifert, Constanza Torres, Yamila Viana, Agostina Vigil.

Bailarines: Franco Arias, Andrés Bertorello, Jorge Corbalán, Hernán Cuello, Diego Franco, Joaquín Gallardo, Elías Graciani, Luis Marinoni, Fernando Mattoso, Sergio Pacheco, Gabriel Ponce, Eduardo Ramírez, Oscar Rosales, Daniel Urquilla, Cristian Vattimo.

Subdirectora: Nydia Viola. Coordinador general: Raúl Marego. Asistente coreográfico: Mariela Ermocida. Profesora: Sandra Otero. Coordinador de sonido: Bochi Soto. Iluminación: Gustavo Trinidad. Jefe de utilería: Christian Olivera. Ayudante de utilería: Alejandro Gamarra. Jefa de vestuario: María del Carmen Perea. Ayudante de vestuario: Marta Borelli.

 

Algunos hitos coreográficos
Juegos Pampeanos
Esta obra retrata el encuentro de los gauchos en las pulperías para practicar sus juegos favoritos: el Pato, carrera de cuadreras, juego de tabas, riña de gallos, visteada (especie de pelea simulada para desarrollar la vista y el manejo del facón), pialada (arreo de ganado vacuno o caballar). Y en este encuentro amistoso, tiene lugar algún romance, entre la moza donosa y un paisano, provocado por el alegre y picaresco “Escondido”, una de las danzas tradicionales argentinas más populares.

El Martín Fierro (Versión coreográfica - Poema literario de José Hernández)

Creado por Santiago Ayala y Norma Viola, no falta ningún personaje a este Martín Fierro, como tampoco la Pampa y su infinitud, la pulpería, el fortín, la toldería. El espíritu de este texto está en la coreografía, en cada paso, en cada giro, en cada gesto.

Misceláneas Porteñas

En una versión libre, Norma Viola pintó con gracia la habilidad de una corista ante un enamorado, en beneficio del rufián. En la playa “El Atleta” exhibiendo su poder físico entre las bañistas que lo disputan, mostrado todo esto con arte coreográfico y una gran destreza por parte de los bailarines.

Misa Criolla

Con música de Ariel Ramírez y letra de Félix Luna, Norma Viola realizó una nueva versión de la Misa Criolla en la que teatraliza la crucifixión de Cristo. La Misa Criolla del año 1969 con coreografía de Santiago Ayala y Norma Viola se estrenó en el Festival de Cosquín y durante cinco años fue bailada en todo el país con la música de la primera grabación de Misa Criolla por Los Fronterizos, Jaime Torres, Eduardo Falú, Ariel Ramírez y el Coro dirigido por el Padre Segade.

© Enero 2005

Comunicate con nosotros:
info@balletindance.com.ar

www.balletindance.com.ar


Balletin Dance, La Revista Argentina de Danza
Adolfo Alsina 943 ·  4º piso · Oficina 410 (C1088AAA) Buenos Aires · Argentina
Tel/Fax: (# 54 11) 4331-0400

Copyright © Balletin Dance